TROTAMAYO11

 

Mayo es el mes de las flores. Y el de las alergias.

No nos atacó a ninguno y estuvimos muy entretenidos hasta muy tarde, hablando y hablando, charlando, preguntando,

 DESCUBRIENDO.

 

MIRA EL AMBIENTE

Yolanda, nos abrió una ventana INMENSA a un mundo que solo nos llega violento, duro, pero que por más que se empeñen, sigue siendo MUNDO.

YEMEN 

 

Nos  contó su maravillosa experiencia como periodista en este país, acompañada de Mikel  cámara, reportero gráfico que también nos contó, intentando explicar lo maravilloso de ese trabajo que ama, del que ambos se sienten orgullosos.  
 
MIRA REPORTAJE TVE
 

MIRA REPORTAJE DE TVE

***********************************

Y fue

CON UNA MIRADA AVANZADA,  ABIERTA, DIFERENTE,

 nos mostró un lugar

QUE NOS SORPRENDIÓ.

MIRA UNAS FOTOS DE YOLANDA Y MIKEL

Y después… QUE FUE ANTES…

el anfitrión,

así de guapo,

contó un

CUENTO de Buenas noches…

 

LA VERDAD… ¿ES LA VERDAD?

El rey había entrado en un estado de honda reflexión durante los últimos días. Pensativo y ausente se preguntaba por qué los seres humanos no eran mejores. Sin poder resolver este interrogante, pidió que trajeran a su presencia a un ermitaño que moraba en un bosque cercano y que llevaba años dedicado a la meditación, habiendo cobrado fama de sabio y ecuánime.

Sólo porque se lo exigieron, el eremita abandonó la inmensa paz del bosque.

Frente al rey le preguntó que deseaba de él y éste le respondió:

–He oído hablar mucho de ti. Sé que apenas hablas, que no gustas de honores ni placeres, que no haces diferencia entre un trozo de oro y uno de arcilla, pero todos dicen que eres un sabio.

–La gente dice, señor -repuso indiferente el ermitaño.

–A propósito de la gente quiero preguntarte: ¿Cómo puedo lograr que la gente sea mejor?

–Puedo decirle, señor, que las leyes por sí mismas no bastan para lograrlo. El ser humano tiene que cultivar ciertas actitudes y practicar ciertos métodos para alcanzar la verdad de orden superior y esta verdad, tenga por seguro, que tiene muy poco que ver con la verdad ordinaria.

El rey se quedó dubitativo y replicó:

–De lo que no hay duda, ermitaño, es de que yo, al menos, puedo lograr que la gente diga la verdad.

El eremita sonrió levemente y nada dijo.

Después de la entrevista y para demostrarlo, el rey decidió establecer un patíbulo en el puente que servía de acceso a la ciudad. Un escuadrón a las órdenes de un capitán revisaría a todo aquel que quisiera entrar, con una orden: “Toda persona que pretendiera acceder a la ciudad sería previamente interrogada. Si decía la verdad entraría sin problema, pero  si mentía, sería inmediatamente ahorcada”.

Amanecía. El ermitaño, tras meditar toda la noche, se puso en marcha hacia la ciudad. Caminando con lentitud avanzó hacia el puente. El capitán se interpuso en su camino y le preguntó:

–¿Adónde vas?

–Voy camino de la horca para que me podáis ahorcar.

–No lo creo –respondió el capitán.

–Pues bien, si he mentido, ahorcadme.

–Pero si te ahorcamos por haber mentido -repuso el capitán-, habremos convertido en cierto lo que has dicho y, en ese caso, no te habremos ahorcado por mentir, sino por decir la verdad.

–Así es -afirmó el ermitaño-.

Ahora usted sabe lo que es la verdad…

¡Su verdad!

HASTA LA PROXIMA.

 

SALUD.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: