TROTANOVIEMBRE10

  GRECIA CONTINENTAL

TURQUIA

LA JACA TROYANA
Al final mientras algunos seguimos olvidando otros no se olvidan y vienen a visitarnos.
Elena y Raimon de Otravidaesposible, estuvieron con un amigo que hizo sacar nuestro lado oscuro de envidia.
Camino del Sur, yendo hacía África, pasa a ver a sus amigos y de paso a nosotros (gracias) para contarnos de su vida viajera en la tertulia, después del peñazo que el organizador dío a gente con más experiencia y que te dejamos aquí, sobre la forma de viajar por turquía.

RECOMENDACIONES PARA TURQUIA mediterranea

 1.ESTAMBUL:

   TRANSPORTE

1.1 AEROPUERTO

1.1.1 Zona occidental Estambul-Ataturk:

– Usar el metro te lleva directamente al centro.

– Al lado de la entrada del metro tienes el lock baggage.

– Muy bueno el kiosco de Turismo, dan mapa.

1.1.2  Zona oriental Estambul-Sabiha:

– Autobuses del aeropuerto te dejan en Plaza de Taksim . Más caro.

– Autobús urbano E-10. Te deja en el muelle para coger el ferri que te cruza el Bósforo.

Vuelta desde los hoteles, dependiendo de la hora tienen shuttle que valen el doble, desde el mismo hotel. Más cómodo.

1.2  METRO. Mejor forma de moverse por el problema del tráfico.

Funciona con fichas en las paradas.

Cuidado horas  puntas.

Hay bonos, pero no sé si compensa con la cantidad de sitios a los que acabas yendo andando.

1.3 TREN. Desde las 6 de la mañana. Lo mejor para ir al puerto. Para cruzar Mármara.

1.4 BARCO. Mirar como posibilidad para cruzar el Mármara, en cualquier dirección.

ALOJAMIENTO BARATO.

Muchos hoteles en la zona de Sultanamet de Backpaker. Malos y caros.

Si vas fuera de temporada lo mejor no reservar y darte una vuelta. Hay muchos hotelitos en los alrededores.

MONEDA

El mejor cambio en las oficinas de cambio. Mogollón en Sultanamet y cerca de los grandes Bazares.

COMPRAS

Los dos bazares, el gran bazar y el de las especias.

Centro de Estambul Istiklai y plaza Taksim, es la gran vía Estambulí.

Diseño en alrededores de Torre de Gálata.

TURISTEAR

Además de los clásicos: Bazares, Santa Sofía. Mezquitas.

Museo Arqueológico.

Cisterna.

Gálata.

Palacios del Bósforo, el de Topkapi más conocido, pero otros como Dolmavaçe y otros.

Importante:

Puente de Gálata. Centro del mundo.

Entre Oriente y occidente.

Inicio de Bazares.

Estación de tren

Estación de Ferris.

Mercados, pescadores, roscas de pan, sándwich, Gálata.

Crucero por el Bósforo.

– “CURIOSIDAD”.

– Ciudad para andar.

– Cerca zona Guiri:

– Murallas y paseo marítimo.

– Restos de antiguos palacios.

– Antiguas casas de madera.

– Barrio.

2.- TROYA   (TRUVA )

– ACCESO desde CANNAÇALE. Tiene el mejor caballo.

Es donde se ve el Bósforo.

– Pueblo  TEVFIKIYE. Muy agradable.

3.-  BERGAMO   (BERGAMO )

– ACCESO: Estacion buses,.No hacer caso a taxista Informacion y turismo.

Palacio de Esculapio. Muy bonito, to bebi de la fuente.

ACRÓPOLIS Impresionante.

Acceso: No hacer caso taxistas.

Mirar si esta en marcha funicular.

Posibilidad solo pagar subida, bajada andando.(Cuidado campo través).

Hostales baratos (buscar)

– Mini museo agradable. Templo de Zeus en Berlín (Museo de Bergamo)

4.- SELÇUK   (EFESS- EFESO)

– EFESO. Acceso: Andando. (Cuidado cruzar autopista). Todo el día.

Desde Izmir Tren. Bien Acaba + – centrico. Estación de BESMANE.

– + / – Cerca:

– Maymari Templo de la virgen María.

– Gruta de los 7 Durmientes.

– Mercado de los domingos una maravilla.

– Basílica de San Juan.

5.- DIRMA, PRIENE, MILETO

– En escursión lo mejor.

– Posibilidad de alquilar coche.

– Lo más barato DOLMUS, pero muy pesado.

– Priene quiza lo más sorprendente.

6.- IZMIR, ÇESME, ESMIRNA)

– Dar una oportunidad a Esmirna. Muy animada y Europea.

– Impresionante la bahia.

– Çesme muy agradable pueblo turístico.

– Cuidado cruzar a Grecia en Invierno. Muy dificil.

También contaron de sus experiencias en Turquía, Raimon y Elena y Miguel que también estuvo y compartió con nosotros sus vivencias en Estambul.

SÍ. ESTUVIMOS SOÑANDO CON ESTAMBUL.

Una ciudad con la que es imposible dejar de soñar.

También, estuvieron Salva y Paloma , a ver si se estiran y nos cuentan alguna vez su experiencia por Irán y Ana e Igor, que también tienen que contar pero nunca quieren contar. Y Maca y Fernando que estuvo poco pero estuvo y espero se anime a contarnos, porque es de los que tiene muchisimo que contar o enseñar.

Inés la mejor tabernera y los parroquianos que se metieron sin saber y se llevaron unos cuento orientales para sus amigos.

Y Bueno de nuevo el servidor del dios del viento , PLOP volvió a contar cuentos y enseñar unas fotos Turkas y un relatito sobre el gran sueño .

ESTAMBUL

Mientras sigue olvidando.

 GÁLATA

Anochece mientras bajo del autobús urbano que me ha traído del aeropuerto. Es la hora de volver a casa y el encuentro con Constantinopla es intenso.

El magenta cubre todo entremezclándose con la riada de gente que inunda el muelle de carga de los ferris de línea que cruzan el Bósforo. Pleno movimiento hacia todos los lugares, hacia el lugar. Sin pausa, ligeros en el dolmus, el autobús, el trasbordador o simplemente andando. Es fin de jornada.

Flujo terrestre que acompaña al marítimo en el estrecho, confundido con el reflejo morado, intenso del cielo, con direcciones infinitas hacia o desde el mediterráneo, camino del mar negro o viniendo de él, todo unido. Aire carmesí que anuncia el siguiente rezo que pronto escucharemos y que no ocupa todo, como ocurre en el medio oriente, más recatado, en su justa medida, sin estruendo, pero presente.

Estamos en el límite de lo oriental, en el principio de lo occidental.

El subalterno ofrece té con unos terrones para cruzar la corriente y pasar desde el nacimiento hacia la puesta de ese sol, que ya no vemos y que a convertido el cielo en un gigantesco campo de batalla de dos que no quieren juntarse en el dominó o el back gamón.

Siglos de sangre celestial en el piélago de la ciudad que es puro medio, donde su gente, todos sin excepción, juegan al mismo juego, en la misma taberna a la orilla del mismo mar.

Un frío violeta llega con el movimiento del barco. Los novios de ahí enfrente, ella sin pañuelo en la cabeza, se abrazan encontrando la excusa para sentirse. El administrativo pide chaid, el joven de los cascos mira sin ver. La señora con grandes bolsas llenas de… Ella. Ella si lleva pañuelo.

Vuelve el almuecín a recordarnos. Aquí casi no hace falta llevar las horas pegadas a la muñeca, es fácil situarse en la esfera del reloj gracias a sus cantos. Alguien se aparta y reza.

El sol sigue cayendo bajo el horizonte, ya lejos, en otros lugares antaño enemigos, hoy deseados por los poderosos que ansían seguir siendo más poderosos, dejando ese reguero rojo de luz y descubriendo esa línea oscura de cúpulas y alminares. Hacia allí vamos, curiosamente hacia donde menos deberían verse pero que en esta ciudad más los notamos. En un tiempo solo hubo cúpulas con cruces.

Nos acercamos a la estampa oriental de poniente, atravesando el Mármara que saluda entre dos continentes, que siempre pretendieron un beso imposible por culpa de una humanidad que empleó la lengua de mar en que aquí se convierte, en objeto de disputa, amurallando los labios de ambas orillas en lugar de sentir la tibieza húmeda del otro.

Cae la noche y una línea de luces anticipa un maravilloso descubrimiento. Entramos en el centro del universo. El lugar que desafía disputas ancestrales que contra toda lógica separatista funde riberas y evidencia la unidad posible de lo que se empeñan sea imposible.

Medula espinal de una ciudad cien veces muerta mil veces construida, donde converge todo. La estación de autobuses, los taxis, los colectivos, la antigua estación de tren, la gran vía Istikial, el viejo Sultanamet, los grandes bazares, el mercado de pescado. Punto de encuentro de turistas, trabajadores, emigrantes de interior o exterior, escolares, amas de casa, vendedores, compradores, carteristas.

Gálata. Extranjera en su propia tierra. Gálotas. Galos. Pasaron por aquí en el siglo segundo camino de Anatolia dejando el nombre. Luego los venecianos y los genoveses  construyeron la torre que corona y vigila.

Desembarcamos en el mismo tumulto del otro lado y nos reciben los barquitos del pescaito frito. No. No es Cádiz aunque los extremos se toquen por el denominador común del sur, de la mar salada que rodea.

Mientras las noctámbulas olas bambolean las barcazas y por muy poco dinero me permito tomar un tentenpié antes de marchar para casa, siento su presencia y la miro. Femenina, seductora. Con nombre masculino pero pura mujer. Gálata, ¿el “puente”? La vida de Estambul.

Un puerco espín con miles de púas hacia el mar, erizo encogido en si mismo. Las cañas de los pescadores me saludan esperando pacientes se muevan la lucecitas, unas como luciérnagas etéreas en la punta, otras flotando en la superficie siempre revuelta de un mar con la firmeza de dos continentes.

Las viejas venas de hierro orgullosas, se pavonean de su diadema y soportan el constante trasiego de  automóviles que cruzan de lo antiguo a lo nuevo, de lo republicano a lo otomano, de Bizancio a Estambul.

Pregunto a cualquiera me indique y en seguida la respuesta me lleva cerca del hotel.

¿Mañana seguirá existiendo. Mañana seguirá ahí?

PLOP
PINCHA AQUI PARA VER FOTOS DE TURQUIA
FOTOS DE TURQUIA

………………………

Y CONTINUAMOS CON LOS CUENTACUENTOS

Y esta vez visitamos la Península de Anatolia, y nos traemos a

NASREDDÍN o NASRUDÍN  HOCCA. personaje mítico de la tradición popular Sufí, una especie de antihéroe del islam, cuyas historias sirven para ilustrar o introducir las enseñanzas sufíes, que se supone vivió en una época indeterminada entre los siglos XIII y XV.

  La mujer perfecta

  Nasrudin conversaba con un amigo.

– Entonces, ¿Nunca pensaste en casarte?

– Sí pensé -respondió Nasrudin. -En mi juventud, resolví buscar a la mujer

perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco, y conocí una mujer muy

espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.

Continué viajando, y fui a Isfahan; allí encontré una mujer que conocía el

reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita.

Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita,

religiosa, y conocedora de la realidad material.

– ¿Y por qué no te casaste con ella?

– ¡Ah, compañero mío! Lamentablemente ella también quería un hombre perfecto.

SI QUIERES SEGUIR LEYENDO A NASRUDIN ENTRA EN TROTANDO CON CUENTOS

PINCHA AQUI SI QUIERES SEGUIR LEYENDO CUENTOS DE NASRUDIN
SIGUE LEYENDO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: