REINO DE TONGA 2. Isla de Eua

TONGA Isla de Eua.

Si pinchas en la fotos con texto, te llevan a ver mas fotos

portada13

Sali de Nukualofa, la capital de Tonga en la isla de Tonga tapu, hacia una pequenha isla a tres horas en barco, llamada Eua.

El puerto
El puerto

No parecía un sitio para hacer nada en especial, pero quería conocer algo fuera de la isla principal. El ir a Vavai la otra isla importante del archipiélago, suponía, gastar un dineral en un avion o tener que estar una semana en la isla esperando al ferri. Solo hay uno semanal que comunica las dos grandes islas. Elegi esta opción como opción intermedia.

Un apunte. En Vavai entre julio y agosto puedes bucear o hacer esnorkel con ballenas. Aunque no les haga ninguna gracia a los ecologistas debe ser una experiencia impresionante. Y lo siento pero prefiero esto a lo que hacen los Japoneses.

El viaje fue apoteósico. Salimos con marejadilla pero llegamos a mar gruesa o arbolada, no lo se. El cascajo que nos llevaba debía de estar muy acostumbrado. Pero sobre todo la gente. Se descojonaban mientras entraba todo el mar por la borda. Yo cantaba:  “Boga, boga cascajito. Boga, boga hastael puertito”. No soy creyente, algo tenia que hacer.

Hideaway
Hideaway

Tengo que mencionar el hotel HIdeaway por que tanto Mati que lleva casi todo el peso, como todos sus companheros me acercaron un poco mas a Tonga. Gente adusta de pocas palabras pero directa, cumplidora y amable. Es un lugar muy agradable.

Otra cosa que me sorprendio es lo habituados que están a los desastres naturales y a volver a reconstruir lo que destruyen los tifones. Tanto en Samoa como aquí, no lo toman en consideración. Te hablan del hecho como algo que ocurre sin mas. Aquí en el hotel se veía la huella. Todo el frontal del terreno del hotel que da a la costa, fue arrasado y quedaban ruinas de edificaciones. Cuando llegue estaban acabando una nuevo mirador.

El pueblo
El pueblo

La isla es netamente agrícola, y es un pinhon, muy pequenha.

La aldea son cuatro calles. Me llamo mucho la atención que tuviera dos bancos y varios chinos, pero sobre todo que no estuviera sobrecargada de iglesias.

Tenia sus iglesias pero un numero, que yo asqueroso ateo, consideraria normal.

Un dia me dedique a todo el sur de la isla con una bicicleta. O algo parecido. Un tendero, cuando me vio con ella me pregunto: “Va a hacer montain bike? Y se rio.

Paseo en...
Paseo en…

Sin frenos, sin cambios, casi sin manillar, solo dos ruedas y un cuadro. Y menos mal que tenia sillín.

Pero me hizo el apanho. Me llevo a ver un arco natural y una bella playa, además del propio viaje que tuvo su aquel, compartido en varias ocasiones con abueletes que no había dios que les alcanzara. De hecho coincidi con un senhor y repetiendo lo que el hacia consegui llegar de nuevo al hotel. En las cuestas que el se bajaba y andaba yo igual o en el lugar donde se subia de nuevo a la bici, yo también.

Trabajos en las playas
Trabajos en las playas

Por la tarde me di una vuelta por la playa hasta el pueblo y vi como conseguían sacar la corteza de unas ramas de arbol, para luego tejer las faldas tradicionales que usan en los días especiales.

Despegan la corteza dejando en remojo los palos de madera bajo el agua del mar.

En la noche nos ponían videos de la coronación del rey y después reportajes.

Una noche fue muy curiosa. Pusieron seguidos, varios reportajes de la BBC sobre las islas del pacifico. Era muy curioso ver en televisión esos atolones de aguas turquesas, esas playas de arena blanca casi transparente, ese sol radiante, esas espesuras de selvas verde esmeralda. Todo grabado desde un helicóptero claro.

Los televidentes, la familia completa de Mati, murmuraban extasiados abriendo la boca.

portada22En “nuestra particular isla del pacifico” no había parado de llover en dos días, la selva te absorbia, te deshidrataba cuando caminabas por ella.

Los caminos están llenos de barro, a ciertas horas hay millones de mosquitos, las playas son muy bellas pero no aptas para banharse, casi todas son volcánicas y el suelo es de piedra muy cortante además de estar muy expuestas a la fuerza del mar, y los tifones son los que mandan durante gran parte del anho dejando patente su paso.

Aunque lo que realmente pasaba era que ninguno de nosotros tenia un Helicoptero.